Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
Menu

10 Fases de la Preparación de Exámenes

10 Fases de la Preparación de Exámenes

Estudiar para un examen es una montaña rusa de emociones, si le dedicás poco tiempo te sentís culpable, si le dedicás demasiado tiempo lo odiás, pero sin este proceso los exámenes son casi imposibles de aprobar.

Estas son diez fases en la preparación de un examen, todos los que alguna vez hayan estudiado para alguno las reconocerán.

1. «TENGO UN MONTÓN DE TIEMPO»

Puede que tu profesor haya intensificado el discurso sobre el examen y que sepas que los exámenes están a la vuelta de la esquina, pero te autoconvencés de que todavía es muy pronto para empezar a estudiar, a pesar de esa voz interior que te dice insistentemente que al menos empieces haciendo un cronograma de estudio.

2. «SUPONGO QUE TENDRÉ QUE EMPEZAR»

Es el momento de empezar, tus profesores te dieron la indirecta, igual que tus papás, y ahora, un amigo que nunca prepara los exámenes empezó a hacerlo, pero no hace falta enloquecer en este momento, ¿no?

3. «SOLO VOY A VER UN EPISODIO EN NETFLIX»

Nadie que haya pronunciado alguna vez estas palabras vio solo un episodio. Pronto, uno o dos de los días previstos para estudiar se convierten en un o dos días de vicio viendo tu serie favorita. Puede que no hayas analizado los sonetos de Shakespeare, pero por lo menos sabes cómo termina Breaking Bad.

4. «HAY UN SÚPER BUEN CLIMA PARA ESTUDIAR»

Siempre pasa, apenas te ponés a estudiar, sale el sol. Puede que pienses en preparar el examen al aire libre, pero pronto vas a estar tomando sol, nadando o buscando dónde comprar helado. Una vez que vuelvas a casa, vas a encontrar ideas nuevas e innovadoras para mejorar tus hábitos de dejar las cosas para más tarde. ¡Hola YouTube!

5. «¿POR QUÉ ME HICE UN CRONOGRAMA DE ESTUDIO?»

Parecía una buena idea en su momento, pero ahora, después de haber tomado sol, comprobás el cronograma y te sorprendes al ver lo cerca que están los exámenes y lo poco que hiciste. Pero tus amigos te consolarán…

6. «ESPERÁ, ¿CUÁNTO ESTUDIASTE?»

Todavía mantenés una relativa calma, estudiaste algo, no tanto como te hubiera gustado, pero estás avanzando lentamente. Entonces, hacés a un amigo esa fatídica pregunta: «¿Cuánto estudiaste?» Según te va recitando la larga lista de temas que repasó, desaparece el color de tu cara y entrás en pánico.

7. «VOY A DESAPROBAR»

Las cosas se pusieron serias, hay papeles por todas partes, un montón de libros abiertos, y solo hablás de ecuaciones matemáticas o de gramática alemana. Te estás convirtiendo en una máquina de estudio, recuperando el tiempo perdido, marcando con colores sin parar. Los días de ser vago son cosa del pasado.

8. «SON SOLO EXÁMENES…»

Sentís que estudiaste lo justo como para pasar raspando los exámenes y convencer a los profesores de que sabés de lo que estás hablando. Todavía estás digiriendo cuánto te queda por estudiar y sabés que las cosas van a ir a peor en vez de a mejor.

9. «¿PUEDO RECUPERAR MI VIDA, POR FAVOR?»

El final se acerca y estás (por fin) llegando a la línea de meta. Tu mundo es una mezcla de post its, latas vacías de bebidas energéticas y manos manchadas de tinta. Solo te concentrás en los exámenes, la fase de pánico de no hacer nada al respecto se ha acabado, ahora tenés el control, aunque no lo parece. Vas marcando como hecho tema tras tema en tu cronograma de estudio y ya te aburre tanto estudiar ¡que debés estar haciéndolo bien!

10. «LIBERTAD»

¡No hay sensación mejor que la de salir del último examen! Se acabó el levantarse a horas intempestivas, sos libre y tenés la seguridad de que lo diste todo (al final). Sin embargo, ahora que terminaste, seguro que el tiempo es horrible otra vez y que ya lo viste todo en Netflix. Te prometés que te vas a organizar mejor el año que viene, ¡pero todos sabemos que no va a ser así!

Prepará tus exámenes de inglés con EFAprendé más

Comparte este artículo

Los últimos artículos desde Vida Estudiantil