Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
Menu

Cómo aprovechar tu primer viaje de estudios al exterior

Cómo aprovechar tu primer viaje de estudios al exterior

Pocas experiencias ofrecen más posibilidades de aprendizaje que pasar tiempo en el extranjero. Sin embargo, si cerrás los ojos, verás que esas semanas y esos meses desaparecen como la arena a través de un colador. ¿Un plan mucho mejor? Lanzate y disfrutá tu estancia en el extranjero con estas diez formas de aprovechar al máximo tu viaje de estudios.

1. ORGANIZATE ANTES DE IRTE

¡Dejar el papeleo para último momento te va a dar grandes dolores de cabeza! Antes de irte, preguntá a tu asesor de estudios, profesores o estudiantes que hayan estado en el extranjero qué necesitás hacer en la etapa de preparación. Hay cosas importantes que hay que tener en cuenta, como el seguro médico, planificar el presupuesto, organizar con qué familia te alojarás, el clima y el pick up en el aeropuerto.

2. ASIGNATE OBJETIVOS

Si querés dominar un idioma extranjero, sumergite en una nueva especialidad, o trabajá por tu título soñado; no elimines el «estudio» de los «estudios en el extranjero». Esto no quiere decir que no te puedas divertir durante tu estancia en ese país –te vas a divertir mucho sin duda–, pero recordá que tu plan es, por encima de todo, adquirir importantes conocimientos que te serán útiles en tu futura carrera profesional.

3. SUMERGITE EN LA CULTURA LOCAL

Aparte de conocer algo del idioma local, los estudiantes que quieren tener éxito en sus estudios en el extranjero absorben todo lo que pueden acerca de la nueva cultura que están a punto de adoptar antes de subirse al avión. Buscá libros, películas, comida y música para inspirarte. Informate sobre los escritores, cantantes, deportistas o actores más prominentes de esa cultura e investigá los acontecimientos de actualidad. De esa manera, vas a sentir que tenés una conexión con tu nuevo hogar, y además vas a saber unos cuantos temas para usar en tus conversaciones.

4. TENÉ UNA MENTALIDAD ABIERTA

Este consejo se da muy seguido, y por una buena razón: ¡es esencial! No llegues a tu país de adopción con la cabeza llena de estereotipos. En vez de eso, abrí los ojos, relajate y respirá la cultura, seguramente vas a ver que muchas de tus suposiciones sobre la vida en el extranjero eran incorrectas. Resistí la tentación de pensar o decir: «Bueno, en mi país hacemos las cosas de otra forma», dejate llevar.

5. DEJATE ACONSEJAR POR LOS LOCALES

Cuando no tengas claro cómo comportarte en una nueva situación, mirá a tu alrededor: ¡los lugareños son los mejores guías! Cuando llegues por primera vez, lo mejor es que le preguntes a tu familia de acogida o a los profesores acerca de sus costumbres culturales y normas no escritas, y seguí haciéndolo durante toda tu estancia.

6. APRENDÉ COSAS NUEVAS

Bien, puede que hayas ido a Barcelona para hacer un semestre en español o hayas viajado a San Diego para mejorar tu inglés, pero no te cerrés a otras experiencias. Puede que te inviten a bailar salsa, a clases de cocina o a hacer senderismo en un parque nacional de fama mundial. Si decís sí a tantas experiencias nuevas como sea posible, te vas a llevar a casa un arsenal de conocimientos que no habías imaginado.

7. AFRONTÁ LA (POSIBLE) NOSTALGIA

Esconder o ignorar esos sentimientos solo los empeorará. En vez de eso, evitá los episodios de nostalgia manteniendo un contacto regular con tu familia y tus amigos. Llamá, escribí, chateá, blogueá en su mundo y compartí las novedades del tuyo. Pero no te olvides de tus nuevos amigos y tu nuevo entorno, hay mucho por descubrir y mantenerse ocupado es una buena forma de lidiar con la nostalgia. Además: la nostalgia de la comodidad de tu casa no va a durar para siempre, ¡podrías incluso llegar a sentir melancolía por tu país de adopción!

8. CONTROLÁ TU CARTERA

Por muy tentador que pueda ser, resistí el impulso inicial de malgastar la plata en chucherías, artesanías tradicionales o en comer fuera. Recordá, vas a estar en tu nuevo hogar durante varios meses y vas a necesitar que te dure la plata. Para limitarte al presupuesto, usá este tiempo para saber dónde compran y comen los locales. Evitá pagar más por servicios y transportes preguntando a tus profesores o familia de acogida cuáles son los precios locales. ¿Nuestro mejor consejo? Si tu visado lo permite, buscá un trabajo a tiempo parcial. No solo vas a tener más ingresos, ¡sino que tus conocimientos lingüísticos se van a cuadruplicar!

9. AMPLIÁ TU CÍRCULO SOCIAL

Después de clase, no te limités a ir directamente con los demás estudiantes extranjeros, hacé un esfuerzo para hacer amistad con los locales. Tener al menos un amigo local te abrirá las puertas, lo que no solo supone que entenderás mejor tu cultura de adopción, sino que también vas a tener la posibilidad de que te inviten a eventos especiales, partidos deportivos y festivales.

10. ¡ESTUDIÁ!

No pierdas de vista el motivo por el que estás en el extranjero. Habrá momentos en los que vas a tener mucho trabajo, sentir nostalgia o simplemente no tengas ganas de estudiar: pero, ¡sentate y volvé a eso! Aunque suene a cliché, esta experiencia en el extranjero es de verdad una oportunidad única en la vida y, si aprovechás tu tiempo, vas a disfrutar de los beneficios durante años.

Mejorá un idioma con EFAprendé más

Comparte este artículo

Los últimos artículos desde Idiomas