Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
Menu

¿Cómo aprovechar un curso de corta duración?

¿Cómo aprovechar un curso de corta duración?

No todos tienen la posibilidad de hacer un curso que dure un año, ¡pero a no preocuparse! Habiendo vivido los dos tipos de experiencia puedo asegurar que siempre hay maneras de aprender y hacer única tu experiencia.

Acá les dejo algunos tips para que no malgasten ni un minuto de su tiempo en el destino y puedn aprovechar su curso de corta duración.

1. Planteate un objetivo principal

Ya que vas a estar en tu destino por unas pocas semanas, es clave plantearte un objetivo principal en el cual concentrarte durante tus clases y vida diaria para poder sacarle el máximo jugo posible a la experiencia y notar cambios profundos.

Puede que lo principal para vos sea ganar confianza a la hora de hablar, tomar fluidez, aprender vocabulario, absorver un acento específico o mejorar en gramática, etc. Una vez tengas esto en claro, podés emprender tu viaje de otra manera, organizarlo acorde y no perder tiempo.

2. No hables en tu primer idioma

Apenas llegues a tu destino es común sentir el impulso de amistarte con otros estudiantes que hablen tu mismo idioma nativo, simplemente porque es más fácil. ¡Pero sé fuerte y salí de tu zona de comfort!

Todos los destinos EF tienen la ventaja de que llevan estudiantes de absolutamente todas partes del mundo, desde América hasta Asia pasando por África y Europa. Lo que intento decir es que no le pongas trabas a tu aprendizaje. Establecé vínculos con tus compañeras de cuarto, tus compañeros de curso y realizá actividades organizadas por EF donde puedas conocerlos aún más.

Practicá tu idioma de estudio 24 horas los 7 días de la semana, para aprovechar tu curso de corta duración en el idioma, y además aprender sobre otras culturas y formas de vida. También, pensá en que vas a poder seguir hablando en otro idioma con ellos una vez vuelvas a tu país.

3. Nativos

Aprovechá cada momento de contacto con nativos para hablar y practicar. Si estás perdido en la ciudad, no entres a GoogleMaps: consultale a locales. Si vas al supermercado, preguntale a los empleados dónde encontrar lo que quieras comprar y preguntale a la cajera cómo estuvo su día.

Lo mismo con los meseros si vas a un restaurant. Si sos de salir de noche, de ir a bares, pubs y clubs, con más razón aprovechá estos espacios sociales para establecer conversaciones más largas y significativas con nativos. Tal vez hasta termines haciéndote amigos de esta manera.

Si sos muy tímido y te da vergüenza, acordate de que probablemente no vuelvas a ver a estas personas y que la mayoría de los locales aprecian tu esfuerzo por aprender parte de su cultura. Pero si todavía no te convencí, otra cosa que podés hacer es prestar atención a las conversaciones ajenas en el bus, el tren o hasta en la calle para aprender nuevas palabras dentro de un contexto real.

4. Clases

No faltes nunca a tus clases y usá ese espacio para aclarar todas las dudas que se te ocurran. Si no sabés el significado de una palabra, ¡no uses un traductor que para eso está tu profesor! Aún si el problema es no saber cómo decir una palabra en este otro idioma, desafiate y describísela a tu profesor con todo el vocabulario que sí conocés hasta que te entienda y conteste tu duda.

Son pequeñas cosas que hacen una gran diferencia y a la vez que aprendes vocabulario, vas a aprender también a desarrollar ideas y ganar fluidez, así podrás aprovechar tu curso de corta duración.

5. Diario personal

Otra buena idea es mantener un diario personal donde puedas volcar en papel todo lo que te ocurrió en el día. Eso sí, escribiendo en el idioma que estás aprendiendo. Después podés guardarlo para vos mismo como recuerdo o dárselo también a tu profesor para que te lo corrija.

Este diario lo vas a seguir teniendo cuando vuelvas a tu país de origen por lo que es información que podés consultar nuevamente cuando quieras, además de lindos recuerdosvolcados en papel! Estos fueron cinco tips que me sirvieron a mi durante mis cursos en el extranjero y que me brindaronherramientas para poder seguir aprendiendo una vez volví a casa.

Un curso con EF, sea por la duración que sea, es una experiencia única así que ¡aprovechala al máximo!

Pedí una revista gratisMás Información

Comparte este artículo

Los últimos artículos desde Historias de Estudiantes