Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
Menu

10 razones para amar Canadá (y visitarla este año)

10 razones para amar Canadá (y visitarla este año)

 

Todos adoran Canadá. Quizás es su increíble naturaleza o sus simpáticas ciudades, incluyendo Toronto y Vancouver, o capaz es la humildad, el humor y la generosidad de su gente. Los locales no solo son sencillos y agradables, también tienen esta extraña habilidad de convertir toda oración en pregunta, haciendo que entablar una conversación sea aún más fácil.

Acá están nuestras 10 (+1) razones principales para amar Canadá y visitarla este año (¡o cuando sea!)

1. Maple Syrup – ¡está en todo!

La miel de “arce” (localmente conocida como Maple Syrup) es una de los fenómenos más ricos y gloriosos de la naturaleza. En cada primavera, los canadienses participan de la tradición llamada “tapping”, en la que los Arces son seleccionados y ajustados dentro de pequeños tubos insertados en sus troncos. Cuando los árboles se derriten del frío invierno canadiense, la savia del árbol se escapa por el grifo, colectándola en grandes baldes colgados en las ramas de los árboles. Desde ahí, cocinan la savia, reduciéndola a un dulce y almendrado jarabe de arce que todos conocemos y amamos. Se necesitan como 40 litros de savia para hacer 1 litro de jarabe de arce puro. Eso es un montón de savia de Arce y una gran razón por la cual los canadienses tratan con tanto afecto y cariño al dulce y áureo néctar. Así, más tarde lo usan para condimentar los waffles, el tocino, el filete, el pollo, los huevos, las ensaladas y casi todo lo que puedan.

2. Poutine – una creación nacional, un plato genial

Si caminas por cualquier calle o avenida en Montreal, es casi imposible que no veas a alguien comiendo (o más bien devorando) un plato de Poutine. Este plato -alto en calorías- consta de papas fritas cubiertas con cuajadas de queso y ahogada en salsa Gravy (cocinada con extractos de los jugos de cocción de carnes y verduras). El poutine no sólo es delicioso, sino que es una creación nacional que podés encontrar en cualquier lado, desde el cine o el teatro, hasta en los restaurantes gourmet. ¿Querés sonar como un local? Acordate cuando lo ordenes que se pronuncia: “poo-tin”.

3. Maravillas Naturales – en cada esquina

Como el segundo país más grande del mundo, Canadá dedicó gran parte de su territorio a la conservación de sus tierras. Con casi 40 parques y reservas nacionales, cubriendo 300,000 km2, hay tantos lagos, ríos, montañas, bosques, glaciares y costas oceánicas que nunca vas a tener suficiente tiempo para recorrerlas y explorarlas.

4. Recreación al aire libre – el paraíso para los fanáticos de la naturaleza

Deportes y actividades al aire libre como esquiar, hacer caminatas y excursiones, andar en bicicleta y escalar son una gran parte de la identidad canadiense. De hecho, ciudades como Vancouver en British Columbia están en la cima de la lista de BBC de grandes ciudades para hacer aventuras al aire libre. Localizada a sólo 115 km de la estación de ski Whister-Blackcomb, cubierta por una gran red de senderos para ciclistas, Vancouver es uno de los mejores lugares del mundo para pasar un rato en la naturaleza, pasarla bien y disfrutar.

5. La diversidad – está en su identidad

Cuando pensamos en canadienses, muchos se imaginan al leñador caucásico talando los árboles en el bosque. En verdad, esa imagen no podría estar más lejos de la realidad. Canadá es uno de los 20 países con mayor diversidad del mundo, mucho mayor a la de Estados Unidos o el Reino Unido. Un estudio reciente demostró que un quinto de la población de Canadá nació en otra parte del mundo – la mayor porción de todos los países G8. Además, con dos idiomas oficiales, inglés y francés, y un gran porcentaje de residentes extranjeros, la tasa de bilingüismo es de 17,5%. En Toronto – recientemente declarada la ciudad más diversa del mundo por BBC- se hablan más de 140 idiomas y casi un 51% de la población nació en otros países.

6. La gentileza – está en el agua y en todos lados

Parate en la esquina de la calle de cualquier ciudad canadiese con un mapa abierto y contá con la ayuda de cualquiera que se acerque. Los canadienses son así de amables. Ahora, a pesar de que no hay evidencia empírica que estudie y analize su simpatía, algunos estudios descubrieron que los canadienses suelen usar frases como “podría ser” o “no está mal” para calmar la tensión cuando se están discutiendo temas que podrían resultar controversiales o hasta ofensivos. Ah, ¿les mencioné que nunca tocan la bocina en el tráfico y suelen disculparse incluso por el menor desliz? Quizás es por el agua (es riquísima, incluso el agua del grifo)… o quizás es simplemente por su simpleza y consideración.

7. Hockey sobre hielo – nacido y criado

Suele ser extraño que gente conocida por ser tan acogedora pueda estar tan obsesionada con un deporte tan bruto como el hockey sobre hielo. Pero nuevamente, capaz tiene muchos sentido… aquella angustia tiene que ir a algún lado, o no? Para los canadienses, el hockey es una pasión nacional que eclipsa cualquier faceta de la vida. Es el alma de toda pequeña comunidad y la razón por las grandes reuniones. Los chicos crecen con patines en los pies y un palo en la mano. Una escena del hockey está impresa incluso en su billete de 5 dólares. Ah, y el equipo nacional de hombres de Canadá es legendario, igual que el de mujeres: los hombres ganaron nueve medallas olímpicas en total- record mundial- y las mujeres dominaron las últimas cuatro olimpíadas, ganando el oro en todas.

8. Trailer Park Boys – la exportación #1 de Canadá

Si bien Canadá es la mayor exportadora de miel de arce del mundo, su segunda gran exportación (en mi humilde opinión) es el hit de televisión “Trailer Park Boys”. Lleno de humor imperdonable, grosero y políticamente incorrecto, el falso documental o mockumentary (moch: burla), que empezó en 2001, muestra las desgracias de un grupo de residentes en un parque de casas móviles que buscan su próxima gran oportunidad para juntar plata. Mirá la serie antes de visitarla y disfrutá la graciosísima perspectiva de vida en Canadá (que, por supuesto, no representa a toda la población).

9. La pizza hawaiana – lo único controversial en Canadá

¿Acaso la fruta es parte de una buena pizza? Hacele ésta pregunta a cualquiera y las respuestas van a estar fuertemente divididas entre “si” y “no”. Simplemente no hay una respuesta correcta cuando se trata de ponerle fruta a la pizza, o más específicamente la llamada “Pizza Hawaiana” de ananá. El debate recientemente fue involucrado en el campo político cuando el presidente de Islandia, Guðni Th. Jóhannesson llamó a la prohibición del ananá como condimento de la pizza. Entonces, ¿cómo es que empezó todo? Bueno, desafortunadamente para los hawaianos, los créditos por esta idea van para Sam Panopoulos, un inmigrante griego en Canadá quien creó esta pizza con salsa de tomate, tocino canadiense, ananá y muzzarella en 1962. El resto es historia (controversial).

11. Bunny hug- una de las cosas más tiernas de Canadá

La última, y probablemente la cosa más adorable de Canadá, proviene de la provincia del norte Saskatchewan. Ahí, a las camisas de deporte con capucha las llaman “bunny hug” (abrazo de conejo). ¿En serio?! No me digas que no es una de las cosas más lindas!?

 

¿Una razón extra para viajar este año a Canadá? Este año cumple 150 años y el país va a estar en su mejor y más célebre humor. ¡No hay mejor momento para viajar que ahora!

Viajá a CanadáAprendé más

Comparte este artículo

Los últimos artículos desde Viajes