Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
Menu

7 comidas que tenés que probar en Reino Unido

7 comidas que tenés que probar en Reino Unido

En el Reino Unido, no tienen el clima más estable de Europa, ni su gastronomía cuenta con la reputación que tiene la de sus primos franceses, italianos o españoles. Pero lo que sí saben es que la comida no tiene que ser sofisticada o cara, ni hace falta que se sirva con palta para ser de primera. Cuando estés en Londres, te vas a dar cuenta rápidamente de que no tenés más que pasear por la ciudad para hacer un recorrido gastronómico alrededor del mundo. Sin embargo, una vez que te alejás de la gran capital multicultural, el menú cambia un poco, aunque eso no es para nada algo malo. Descubrí platos tradicionales imprescindibles y convertite en un experto en cocina británica tradicional en un abrir y cerrar de ojos. Ahora, que alguien me pase un pastelito, por favor #québueno

  1. FISH & CHIPS

Este plato es un básico del verano británico (de los tres días que dura el verano). Tanto si te encantan nuestros amigos acuáticos, como si ponés cara de asco cuando tenés pescado delante tuyo, los ingleses lo cocinan de forma que a todo el mundo se le hace agua la boca: fríen el pescado fresco rebozado y lo sirven con un montón de papas fritas de corte grueso. Ya después es cosa tuya ponerle sal y vinagre o bañarlo en kétchup y encontrar la playa más cercana para ir a comerlo.

Probalo en: Bournemouth o Brighton, las dos ciudades costeras británicas originales.

  1. CREAM TEA

Si vas a visitar el sur de Inglaterra, también conocido como la región más soleada del país, estás obligado a tomarte un cream tea. Este manjar mundialmente famoso consiste en una humeante taza de té acompañada de dos enormes scones (bollitos) untados con crema pastelera y mermelada. Tené a mano tu teléfono: estas lindas creaciones son tan hermosas como sabrosas, y harán vibrar los sentidos en tu Instagram #MomentoEF.

Probalo en: Torquay, Devon, el hogar del té de la tarde.

  1. FALAFEL

Puede que el Falafel no sea tradicionalmente británico, pero se lo recibió de corazón en la floreciente cultura gastronómica Británica. Podés comerlo con ensalada, envuelto en un burrito o en un sándwich caliente de pan árabe. Estas croquetas de puré de garbanzos suavemente condimentadas son riquísimas (y bastante saludables), independientemente de cómo decidas comer este plato de Oriente Medio. Acompañá estas pequeñas croquetas de la felicidad con mucho hummus y preparate para darle celos a todo el que esté cerca.

Probalo en: Bristol, recién hecho en alguno de los concurridos puestos de comida callejera.

  1. EMPANADITAS DE CORNUALLES

Lo mejor para llenar un estómago con hambre es una contundente empanadita de Cornualles. Carne de vaca, papa, cebolla y nabo en una gruesa envoltura de masa quebrada horneada. Para variar un poco, probalas con cordero, picante o con otras verduras. Esta comida es también genial para comer con las manos: no hace falta usar cubiertos porque la masa aguanta el relleno caliente. Buscá una panadería local y atacá, ya me lo agradecerás después. Mmm.

Probalo en: Cornualles (obviamente), después de un día haciendo surf en la playa de Polzeath.

  1. CRUMBLE DE MANZANA

Algunos dirán que no soy objetiva, porque se podría comer crumble de manzana todos los días (incluso desayunarlo), pero el humilde crumble de manzana es EL mejor regalo que el Reino Unido le hizo a los paladares de todo el mundo. Las manzanas dulces se hornean con una capa desmenuzada de harina, azúcar y manteca para convertirse en un contraste de texturas digno de la realeza. Si te lo ofrecen con helado, exigí (o pedí educadamente) que en su lugar te lo sirvan con crema inglesa caliente, que es como se supone que sea.

Probalo en: cualquier pub rural de Inglaterra.

  1. PAPAS FRITAS Y SALSA DE CARNE

Si vas a viajar a la mitad norte del país, podés cambiar el plato de fish and chips por algo diferente: papas fritas con salsa o jugo de carne. Sí, parece ser que el sustancioso jugo de los asados de la cena es realmente delicioso con papas fritas. Le encanta a casi todo el mundo en el norte, así que debe valer la pena probarlo, sobre todo si la salsa gotea de un pastel de carne recién hecho…

Probalo en: Manchester o York.

  1. HAGGIS

En un recorrido gastronómico por el Reino Unido, solo los más valientes deberían aventurarse más hacia el norte. Escocia es un país realmente hermoso, pero su plato nacional no es precisamente apto para temerosos: el haggis es un embutido elaborado a base de estómago, hígado, pulmón y corazón de oveja o cordero. Esta interesante combinación tipo budín se adereza y se mezcla con cebolla y harina de avena, y después se embute en el estómago del animal (o en una envoltura artificial). Tiene gusto a frutos secos y (lo creas o no) se supone que es riquísimo. La receta es antigua –se podría pensar que en todo ese tiempo podían haber elaborado algo más agradable– y es todavía muy popular, sobre todo servido con puré de papas y nabos.

Probalo en: Edimburgo (especialmente cuando los escoceses celebran, en enero, la Noche de Burns).

 

Comparte este artículo

Los últimos artículos desde Viajes