GO Blog | EF Blog Argentina
Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
MenuPedí tu revista gratis

Razones para darle a tu hijo oportunidades que no tuviste

Razones para darle a tu hijo oportunidades que no tuviste

Sabemos cuánto te gusta ver a tu hijo crecer, cambiar, aprender y desarrollar sus propias opiniones. Pero puede que también te sientas un poco nervioso viéndolo acercarse a la madurez, deseando poder mantenerlo bajo tus alas protectoras durante toda su vida. No es fácil verlo convertirse en adulto. Pero ¿sabés qué es incluso más difícil? No dejar que se convierta en la mejor versión de él/ella misma. Junto con lo esencial en la vida, como la educación, nutrición y el amor, el tiempo que puedan pasar en el exterior es una enorme y valiosa inversión para el futuro de tu hijo, particularmente en un mundo tan global y complejo como el actual.

Incluso si vos mismo no tuviste la oportunidad de viajar, estudiar y vivir en el extranjero durante tu juventud, acá te damos cinco razones por las que deberías darle esta oportunidad a nuestra próxima generación:

1. Potenciá sus relaciones sociales

Por más cómodos que parezcan tu casa, calle, ciudad y entorno, el mundo es mucho más grande que nuestras vidas e interacciones inmediatas. Investigaciones demostraron una y otra vez que las relaciones, más aún que la riqueza o posición social, son una base instrumental para el aumento de nuestra felicidad. En el caso de los más jóvenes, la búsqueda para encontrar a “sus pares” se mantiene siempre entre lo primordial. Los grupos sociales son todo en la etapa de crecimiento de alguien joven y el apoyo (o falta de éste) de su grupo social afecta el conocimiento sobre ellos mismos y su lugar en el mundo. Es genial que tu hijo tenga personas importantes en casa, abarcando padres, otros familiares y amigos, pero hay una diferencia entre nuestros “pares” y la gente que nos rodea en nuestra vida diaria. Las personas que conformen la “tribu” de tu hijo o hija van a compartir intereses, objetivos en común, e impulsar la confianza en sí mismos.

Por medio de los viajes y estudios en el extranjero, los jóvenes están naturalmente alentados para pasar tiempo con sus pares, aquellos que compartan sus mismos valores e intereses. Éste período de tiempo en la vida de alguien joven puede ser tanto intenso como desafiante y, es muy probable que se mantengan cercanos a su “tribu” por el resto de sus vidas.

2. Ayudalo a sentirse “como en casa”. En cualquier lado y con cualquier persona

Si hay algo que ex-estudiantes de intercambio, expatriados y viajeros de largo tiempo afirman, es que a pesar de nuestras diferencias culturales y lingüísticas, los seres humanos somos todos iguales. Ahora mismo, tu hijo adolescente o joven adulto puede que no aprecie esto. En lo superficial, en secreto, a través de las noticias o de la pantalla de un smartphone, puede parecer que hay muy pocas similitudes entre ellos y un joven de China, Singapur, Australia, Estados Unidos, Francia, Argentina o Sudáfrica. Pero si dejás que tu hijo experimente la vida, el estudio y haga amistades en cualquiera de esos lugares (¡o algún otro!), sólo te queda sentarte y observar encantado cómo su mundo se amplía y la empatía por los otros se multiplica.

3. Ayudalo a mejorar su habilidad con el idioma

No existe mejor forma que aprender un nuevo idioma y obtener más confianza en uno mismo como comunicador, que pasar tiempo en el exterior. Las lecciones tanto de vida como de idiomas aprendidas son invaluables y, en el mundo y mercado laboral actuales, el ser bilingüe – y bicultural – realmente es mejor. Esto significa que los trabajadores jóvenes que no tienen un nivel en al menos otro idioma – y el entendimiento cultural que esto conlleva – se arriesgan a quedar fuera del círculo si alguna vez decidieran querer trabajar y vivir en el exterior. Los beneficios de aprender un idioma son interminables: desde el aumento de las capacidades cerebrales, a la reducción del riesgo de demencia, y la oportunidad de tener un futuro internacional.

4. Hacé que el mundo parezca más pequeño y acercale oportunidades

Siguiendo esta corriente del salto hacia la vida internacional, oportunidades lejanas se vuelven mucho más fáciles de imaginar. Creénos: las sensaciones de inseguridad o ansiedad que tu hijo o hija puedan llegar a sentir, van a desaparecer rápidamente a medida que se sumerjan un tiempo en el exterior – y después, vas s ver que van a ser ellos quienes muestren interés en adentrarse en nuevos emprendimientos. Esta confianza viene de romper con la idea de que somos diferentes en nuestra esencia (ver punto 2) y el sentimiento motivador que trae una autoestima incrementada luego de haber encarado y prosperado en un desafío.

5. Asegurate de darles las habilidades de liderazgo que necesitan

En los tiempos de ahora más que nunca, el mundo se encuentran dividido política y socialmente. En muchas esquinas del planeta, las emociones y ansiedad están elevadas. Tu hijo o hija es parte de la próxima generación de pensadores, políticos, padres, líderes y agentes de cambio cuyas contribuciones van a dirigir el curso del resto de este siglo. Los jóvenes necesitan ser equipados con las herramientas y habilidades para contribuir y dar forma de manera efectiva al mundo que van a heredar; El tiempo que pasen en el extranjero es una forma increíble de ayudarlos a desarrollar estas habilidades.

Viajar, la inmersión cultural y el aprendizaje de idiomas estimula la independencia, creatividad y pensamiento creativo, tener una mente abierta, facilidad en la resolución de problemas, interacción social y habilidad en el idioma – habilidades que van a contribuir a la formación de líderes, pensadores y ciudadanos capaces de actuar y pensar en forma crítica, y contribuir positivamente.

¿Qué esperás?Aprendé más
Recibí lo último en viajes, idiomas y cultura internacional directamente en tu e-mail.Suscribirme